Comienzan los primeros trabajos en el predio del futuro Polo Informático de Tandil

Imagen del edificio proyectado para el Polo Informático de Tandil.

El Municipio de Tandil dio el primer paso para el comienzo de las obras de construcción del Polo Informático de la ciudad, con la adjudicación de los trabajos de conformación del terraplén donde se asentará el nuevo edificio.

El proyecto del Polo Informático y Tecnológico comprende la construcción de un espacio de alrededor de 4.000 metros cuadrados, que reunirá a las empresas que producen software y tecnología en Tandil, con el objetivo de consolidar e impulsar el desarrollo de este sector productivo.

El intendente Miguel Lunghi firmó días atrás la adjudicación de la licitación convocada para la realización del terraplén de tosca compactada, que será la base para la futura construcción, en el predio adquirido por el Municipio y que está ubicado en inmediaciones del Campus Universitario local.

Las tareas estarán a cargo de la empresa Tenue Constructora SA, demandarán una inversión comunal de $ 468.500 y tiene un plazo de ejecución de 45 días aproximadamente.

Desde la Secretaría de Planeamiento y Obras Públicas del Municipio detallaron que “el terraplén de tosca compactada tiene un volumen aproximado de 2.800 metros cúbicos y servirá de apoyo a las bases del edificio de 4.000 metros cuadrados donde funcionará el Parque Informático”.

El objetivo es culminar con esta etapa a finales de marzo próximo y comenzar posteriormente con la ejecución de la estructura de hormigón armado del edificio.

El intendente Lunghi destacó que “el proyecto del Polo Informático es una de las grandes obras estratégicas para el futuro de Tandil, porque significa consolidar e impulsar el desarrollo de la industria informática en la ciudad, trabajando en conjunto con la Cámara de Empresas Informáticas, con la Universidad Nacional del Centro y por supuesto contando con el apoyo del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, que a través del gobernador Daniel Scioli ya comprometió el aporte de 6 millones de pesos, más una cifra similar que aportará el Municipio, para hacer realidad este emprendimiento fundamental”.

“Se trata de una de las grandes apuestas hacia el futuro, para fortalecer el desarrollo productivo, consolidar un Tandil del conocimiento y la educación, promover el empleo y en definitiva la calidad de vida y la integración social. Hoy ya hay más de 50 empresas de alta tecnología con más de 1.500 empleados. Pretendemos que Tandil sea una ciudad líder en el país en software, en industria tecnológica, en producción de conocimiento y por eso avanzamos con esta obra tan importante, a partir del trabajo conjunto entre el sector público y el privado, con el Estado Provincial y la Universidad”, afirmó el jefe comunal.

Para la concreción del polo informático el Municipio adquirió a mediados de 2011 lotes ubicados en inmediaciones del Campus Universitario de la Unicen. Luego junto a junto a la Cámara de Empresas del Polo Informático y el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, se organizó un concurso de ideas que determinó el anteproyecto ganador. A finales del año pasado se firmó el contrato y el Municipio financió la realización del proyecto definitivo del nuevo edificio.

El intendente Lunghi y el Gobernador Daniel Scioli avanzaron luego en el financiamiento de la iniciativa y a fines del año pasado la Provincia confirmó el aporte de 6 millones de pesos. El primer desembolso de 3 millones de pesos para el Municipio fue realizado en diciembre pasado y el segundo pago se concretará durante los primeros meses de este año.

El edificio proyectado es de estructura modular de 3400 m2, con posibilidad de ser ampliado e incluye nuevas tecnologías en el sistema de servicios, un sistema constructivo rápido que permite la construcción por etapas y tiene orientación para un mantenimiento sustentable y con bajo costo.

El proyecto realizado incluyó un fuerte análisis en el impacto ambiental que la obra generará en el paisaje. Así, la propuesta de carácter radical, se basa en un edificio que se “hace” invadir por la naturaleza: el paisaje irrumpe dentro de sus patios, sin interferencias entre el espacio exterior y el interior, ampliando su propio universo, según se detalla en la propuesta ganadora del concurso efectuado.